Macri habria estado lavando dinero???

Así lo aseguró una investigación que incluye a personalidades de todo el mundo. La insólita aclaración oficial fue: “Dicha sociedad (…) estuvo vinculada al grupo empresario familiar y de allí que el Señor Macri fuera designado ocasionalmente como director”.

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) publicó una serie de documentos denominados “The Panamá Papers”, donde se revela el nacimiento de miles de empresas “offshore” mediante la gestión de la firma de abogados Mossack Fonseca.

Según ICIJ, la investigación cuenta con alrededor de 11 millones de documentos que involucran a celebridades, políticos y figuras reconocidas a nivel mundial que utilizaron las empresas offshore creadas por la firma de abogados para fugar y gestionar su patrimonio en el exterior, en paraísos fiscales. En total, los involucrados son doce jefes de estado, 128 políticos, 61 familiares, socios, amigos, etc.

Las personalidades mencionadas por los medios van desde Michel Platini, presidente de la FIFA, hasta el rey de Arabia Saudita, Salman Bin Abdulaziz pasando por el presidente Mauricio Macri y funcionarios de Rusia que responden a Vladimir Putin.

En el caso del presidente argentino, los documentos lo involucran dentro de la administración de Fleg Trading Ltd a una empresa que se habría constituido en 1998 y se disolvió en el año 2009. Ahí, Mauricio Macri, su padre Franco y su hermano Mariano, tenían el rol de administradores. Ese negocio no figura en las declaraciones patrimoniales que Macri presentó cuando era Jefe de Gobierno porteño en 2007 y 2008. Según se detalla en la investigación, el presidente tampoco habría detallado el origen ni la ubicación de alrededor de 158 mil dólares en activos en el extranjero en el año previo a la disolución de Fleg Trading.

Inmediatamente, luego de la difusión de los documentos, el portavoz de Macri, Iván Pavlovsky, afirmó en un comunicado que no se había declarado nada relacionado a Fleg Trading Ltd como un activo financiero porque no había participación accionaria de Macri en la misma. En palabras de Pavlovsky, Macri solía hacer “de vez en cuando de administrador” porque Fleg Trading era utilizada como instrumento para articular participaciones con Brasil. La insólita respuesta oficial aseguró que “dicha sociedad (…) estuvo vinculada al grupo empresario familiar y de allí que el Señor Macri fuera designado ocasionalmente como director”.

Si bien ICIJ aseguró que los documentos filtrados son muchos, apenas se conocieron unos cientos para el acceso público, lo que dificulta obtener mayor información respecto a las revelaciones. El periódico británico The Guardian aseguró que gran parte del material no será difundido. Sumado a esto, la divulgación contó con el protagonismo de medios de comunicación que responden a determinados intereses (centrando su atención en Rusia) hecho que tampoco facilita una cobertura amplia sobre el tema en cuestión. Para este trabajo, participaron 370 periodistas de medios distribuidos en 76 países que hicieron un seguimiento continuo de facturas, correos electrónicos y documentación respecto a clientes de la firma de abogados que estaban involucrados en evasiones millonarias, tráfico de armas, de personas y negociados vinculados a empresas petroleras.

El peso de los medios tradicionales en la difusión de los documentos, otorga trascendencia a ICIJ sin tener en cuenta intereses de por medio, si se observa que el consorcio de periodistas tiene su base de financiamiento en “The Center of Public Integrity” que recibe dinero de distintas organizaciones y empresarios entre los que se encuentran la Ford Fundation, Carnegie, el Rockefeller Brothers Fund, Rockefeller Family Fund, W.K. Kellogg Foundation o la Open Society Foundation que pertenece al magnate George Soros.

La filtración, involucra fuertemente a países como Venezuela, Rusia, Corea del Norte, Zimbabwe, Siria e Islandia, quienes mantienen conflictos explícitos contra Estados Unidos, país que llamativamente se encuentra prácticamente invisibilizado entre los documentos.

Por Nicolás Adet Larcher

Anuncios
Minientrada | Publicado el por | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Los Obreros contra el Ajuste

“Los reclamos que tenemos los trabajadores son más importantes que las diferencias que podamos tener”, dijo Hugo Moyano en el Salón Delia Parodi de la Cámara de Diputados. Estaba allí junto a Antonio Caló y Luis Barrionuevo de la CGT, y Pablo Micheli y Hugo Yasky por la CTA. Todos reunidos con los distintos bloques para dar solución a los reclamos de los trabajadores.

Hubo un general repudio a la ausencia del bloque oficialista, con referencias al llamado al diálogo que tanto pregonan desde Cambiemos. Las mayores preocupaciones pasaron por el creciente desempleo, el impuesto a las ganancias, y el protocolo contra las manifestaciones.

Además de los jefes gremiales de las centrales obreras, estuvieron presentes los representantes de numerosos gremios: Sergio Palazzo de la Bancaria, Andrés Rodríguez de UPCN, Juan Carlos Schmidt de Dragado y Balizamiento, entre otros.

La presencia de diputados también fue muy importante: Margarita Stolbizer, Hermes Binner, Victoria DondCe0gXeMWsAAH1IQa, Sergio Massa, Facundo Moyano, Graciela Camaño, Felipe Sola, Héctor Recalde, Axel Kicillof, Leonardo Frosso, Diego Bossio, Oscar Romero, Néstor Pitrola, Myriam Bregman, Oscar Plaini.

En el cierre, Antonio Caló hizo referencia a esta pluralidad de presencias: “contando al vuelo la cantidad de diputados presentes, podemos asegurar que se trate en el recinto los proyectos de Ley que hoy hemos discutido”. Sobrevoló en la reunión el número de 150 diputados, que podría llamar a una sesión especial para tratar esos proyectos.

Casi todos los bloques hicieron referencia a sus proyectos sobre ganancias, emergencia ocupacional, y hasta se mencionó la vieja idea de reglamentar el artículo 14 bis de la Constitución Nacional para que los trabajadores puedan acceder al derecho de participar en las ganancias de las empresas, con control de la producción y colaboración en la dirección.

En las conclusiones del encuentro, se pasaron en limpio los reclamos y primó la voluntad de unificar proyectos para avanzar con rapidez. Varios de los presentes hicieron referencia a la unidad lograda, que en la práctica amenaza con ser un fuerte espacio opositor al ajuste macrista.

fuente: APU

Publicado en Inicio, Noticias | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Campaña!!!

12472419_10154018641435890_3700506543417967382_n12472472_10154018641780890_8756196457553601196_n.jpg

Se lanzo desde RCA campaña nacional para recordarles a los Senadores que van a tratar el 30/3 el pago de los fondos buitres que nuestro patrimonio tiene que ser defendido , no entregado.

Sumate a esta campaña y salva el PRESENTE  y el FUTURO!

Imagen | Publicado el por | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Se viene la MURGA!

12516108_10207364760390188_13039176_n

Plaza Belgrano x 13 a las 15 horas! Traé a toda  familia!

Imagen | Publicado el por | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Medios Masivos de Propaganda: un arma para el Genocidio

Por Rocío Cereijo

A cuarenta años de la última dictadura cívico militar, resulta necesario detenerse en el rol que cumplieron los distintos sectores de la sociedad argentina, no sólo como cómplices, sino como partícipes necesarios para la puesta en marcha del plan sistemático de desaparición, tortura y exterminio desplegado entonces. En este sentido, es importante destacar que la reapertura de los juicios por crímenes de lesa humanidad resultaron necesarios no sólo como medida de reparación histórica para las víctimas directas e indirectas del genocidio, sino también para evidenciar el grado de cooperación de civiles, de miembros eclesiásticos, de empresas, de un amplio sector del poder judicial y, también, de los medios de comunicación masivos. Analizaremos a continuación brevemente cómo contribuyeron estos últimos a legitimar a las juntas militares que gobernaron de facto y la relación de directivos mediáticos con las tres Fuerzas Armadas (FFAA).

Es importante partir del hecho de que los medios de comunicación son escenarios privilegiados que ocupan un lugar destacado en la disputa discursiva por los sentidos legítimos del mundo. Pero esta lucha desde un espacio de poder estratégico cobra una mayor importancia debido a que lo que está en juego es la legitimación de una/s verdad/es. Durante la última dictadura existió un sistema mediático hegemónico desde el cual se modeló la construcción discursiva de una otredad (los subversivos, los terroristas guerrilleros, los demonios, entre otros términos) a la que solo quedaba enfrentar desde el exterminio. Algunos de ellos, incluso, participaron como órganos fundamentales de inteligencia de las FFAA, cuyo rol estaba establecido en la normativa castrense.

Entre los documentos militares se encontraba la Directiva del Consejo de Defensa N° 1/75 que, entre los objetivos, planteaba la necesidad de “(…) incrementar el apoyo de la población a las propias operaciones; orientar la opinión pública nacional e internacional, a fin de que tome consciencia que la subversión es un ‘enemigo indigno de esta patria’; identificar a los integrantes de los propios medios en los propósitos de la lucha contra la subversión”. El Plan de Capacidades de la Armada Argentina (PLACINTARA) afirmaba en esta línea: “La difusión de los hechos según convenga a cada circunstancia será efectuada por los Comandantes de las Fuerzas de Tareas (FFTT) y responderá a la planificación de las operaciones psicológicas de apoyo. (…) De acuerdo con la repercusión sobre la opinión pública los Comandantes de FFTT propondrán las comunicaciones a efectuar por el Comando de Operaciones Navales y por el Comando en Jefe de la Armada”.

También pueden destacarse el Plan del Ejército, que estipulaba tres fases de acción psicológica (preparación, ejecución y consolidación), el Reglamento RC-9-1 de “Operaciones contra elementos subversivos”, la Directiva del Comandante en Jefe del Ejército 504/77 y los Reglamentos RC-16-1 y RC-5-1, entre otros. Acorde a lo planteado en estos textos, diarios gráficos, revistas, programas televisivos y radiales construían enfrentamientos fraguados en casos donde las víctimas habían sido fusiladas; algunas de ellas, incluso, luego de permanecer detenidas en centros clandestinos de detención en condiciones infrahumanas. Asimismo, de acuerdo a lo estipulado en el PLACINTARA difundían u ocultaban crímenes según conveniencias de las FFAA.

El genocida Anselmo Pedro Palavezzati reconoció, en el marco del juicio por los crímenes de lesa humanidad perpetrados en el Centro Clandestino de Detención (CCD) “La Cacha”, que existieron vínculos entre el Servicio de Inteligencia del Estado y el diario El Día de La Plata (Ver “Kraiselburd y Massot: páginas manchadas con sangre” durante la última dictadura. Asimismo, Acdel Edgardo Vilas, Segundo Comandante del V° Cuerpo de Ejército, sostuvo que el diario La Nueva Provincia de Bahía Blanca fue un “valioso auxiliar de la conducción” (Ver “Siete claves para conocer la causa Massot”). Este represor, además, mencionó que en al menos una oportunidad el medio de comunicación bahiense publicó artículos con un fin “estrictamente operacional” prescripta por el “Reglamento de Operaciones Psicológicas”. La lista sigue y también la integran medios de comunicación hegemónicos como Clarín, La Nación, Para Ti, Somos, Gente, entre otros.

Algunos de ellos fueron judicializados: el caso de Alejandrina Barry, que fue construida por tres artículos publicados entre diciembre de 1977 y enero de 1978 por revistas de la Editorial Atlántida como una hija del terror abandonada a su suerte, mientras sus padres se encontraban secuestrados; el de la apropiación ilegal de Papel Prensa S.A., donde una de las mayores accionarias de la empresa, Lidia Papaleo de Graiver, fue amenazada de muerte por el CEO del Grupo Clarín, Héctor Magnetto y luego secuestrada, torturada y abusada sexualmente por genocidas; y el de la participación de La Nueva Provincia como un engranaje más de las FFAA, denunciado por la Unidad de Asistencia para Causas por Violaciones a los Derechos Humanos durante el Terrorismo de Estado. Sólo el último de ellos sigue el curso judicial: más allá de la falta de mérito dictada a favor de Vicente Gonzalo Massot (actual director del diario y único miembro de la junta directiva vivo del período dictatorial), nuevas pruebas que lo involucran fueron sumadas a la investigación (Ver “Operación Cóndor: revelan que Massot fue contacto de la inteligencia chilena“)

La celebración del golpe de Estado

Si bien este artículo hace especial hincapié en el periodismo que se benefició del terrorismo de Estado, cabe destacar que resulta difícil circunscribir al período 1976-1983 las gravísimas afecciones a la libertad de expresión que afectó a comunicadores que intentaban pronunciarse en contra del genocidio. Si bien estos episodios no comenzaron el 24 de marzo de 1976, sino tiempo antes, adquirieron una sistematicidad con el autodenominado Proceso de Reorganización Nacional: al menos noventa y nueve periodistas resultaron víctimas del terrorismo de Estado desplegado entonces.

También es importante aclarar que la persecución desplegada contra militantes políticos y la deslegitimación del sistema democrático no sólo se circunscribió a la última dictadura, sino que hubo un discurso mediático que instaló la idea de la necesidad de la irrupción de las FFAA. El diario La Razón sostuvo el 17 de enero de 1976 en referencia a los cambios de gabinete de María Estela Martínez de Perón: “Entre tanto, la reorganización ministerial, ¿constituye los ‘cambios profundos’ de que hablaba el general Videla en su conocido radiograma a los mandos, como reclamo de las Fuerzas Armadas al Gobierno? Según las evidencias la respuesta es negativa. Y agregamos más: hay una gran sensibilidad en los hombres de armas frente al desarrollo de los acontecimientos (…) Un alto jefe militar decía anoche en rueda interna: las Fuerzas Armadas cumplirán, inexorablemente, su deber. Nadie lo dude”. La Nueva Provincia, por ejemplo, publicó editoriales durante 1975 donde se nombraba a los dirigentes sindicales gráficos, Enrique Heinrich y Miguel Ángel Loyola, que luego serían secuestrados, torturados y fusilados.

El 24 de marzo de 1976, los principales medios de comunicación celebraron el golpe de Estado: La Nación publicó en su tapa una nota titulada “Las Fuerzas Armadas asumen el poder; detúvose a la Presidente”; Clarín, “Nuevo gobierno”; La Nueva Provincia, “Gobiernan las Fuerzas Armadas. Refundar la Patria. Si así lo hiciéres, que Dios os lo premie; si no, que os lo demande”; La Razón, “Las Fuerzas Armadas han asumido hoy el ejercicio del poder” y El Día, “Fue derrocado el gobierno, asumieron los comandantes generales”. En ninguno de estos casos, por ejemplo, se hizo mención al golpe de Estado que se había cometido, ni tampoco a la dictadura que se instalaba a partir de éste. Lo mismo sucedió dos días después con la asunción del presidente de la primera Junta Militar, Jorge Rafael Videla, quien tampoco fue descripto como “de facto”.

El medio de comunicación bahiense fue explícito al determinar el enemigo interno al que era necesario exterminar: “salvando cualquier duda, el aparato subversivo en todas sus facetas; el ‘sacerdocio’ tercermundista que, desesperanzado de alcanzar el cielo, intenta transformar la tierra en un infierno bolchevique; la corrupción sindical, que lejos de considerar al trabajo ‘orgullo de la estirpe’, le ha rebajado, convirtiéndolo en vil chantaje y holganza; los partidos políticos, nacidos, según sus encendidas mentiras, para servir el bien común, pero, desde sus orígenes, sólo interesados en subordinarlo a mezquinos intereses del comité; enemiga es la usura de la ‘derecha’ económica y también la contracultura izquierdizante (…) Al enemigo es menester destruirlo allí donde se encuentre”, sostuvo en la portada de ese día. También acompañó sus artículos en este período con recuadros donde se llamaba a los vecinos de Bahía Blanca a denunciar cualquier “actitud sospechosa”. Por ejemplo, debajo del editorial del 29 de junio de 1976, se publicó un pedido expreso del Comando V° Cuerpo de Ejército local que solicitaba la denuncia de los ciudadanos “ante cualquier actitud, hecho o persona sospechosa, actividad anormal o injustificada”.

Las notas de bienvenida al “nuevo gobierno” publicadas en las tapas, también fueron acompañadas de otras al interior de cada uno de estos ejemplares y el apoyo a las FFAA fue rotundo durante los años siguientes. El 25 de marzo de 1976 el diarioLa Nación sostuvo en su editorial: “La crisis ha culminado. No hay sorpresa en la Nación ante la caída de un gobierno que estaba muerto antes de su eliminación por la vía de un cambio como el que se ha operado. En lugar de aquella sorpresa hay una enorme expectación. Todos sabemos que se necesitan planes sólidos para facilitar la rehabilitación material y moral de una comunidad herida por demasiados fracasos y dominada por un escepticismo contaminante. Precisamente por la magnitud de la tarea de emprender, la primera condición es que se afiance en lasla_razon_24_marzo_1976_-_tapa_0 Fuerzas Armadas la cohesión con la cual han actuado hasta aquí. Hay un país que tiene valiosas reservas de confianza, pero también hay un terrorismo que acecha”.

Los ejemplos de esta cooperación de los grandes medios de comunicación argentinos con el plan sistemático de desaparición tortura y exterminio desplegado durante la última dictadura se multiplican en los ejemplares posteriores. Si bien la reapertura de juicios por crímenes de lesa humanidad ha puesto en evidencia esta participación como un engranaje más del terrorismo de Estado, casi la totalidad de estas causas se encuentran paralizadas. En este sentido, la investigación con mayores avances a la actualidad ha sido la iniciada contra Massot, propietario de La Nueva Provincia. Pero a pesar de la gran cantidad de pruebas aportadas por los fiscales que obran en su contra, la corporación judicial bahiense dictó su falta de mérito.

Publicado en historia, Inicio, Noticias | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Mesa Redonda sobre Neocolonialismo

12900173_1152458614785134_21859097_n

Imagen | Publicado el por | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , | 5 comentarios

De Genocidio y Normas Internacionales

La declaración Universal de los Derechos humanos (DUDH) afirma que el delito de genocidio puede ser cometido en tiempos de guerra o de paz, y que “se entiende por genocidio cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal…” La convención entonces se ve muy limitada ya que excluye a los grupos políticos. Uno de los argumentos fue que las identidades políticas son fluctuantes menos permanentes que otras o que, más descaradamente, esta inclusión evitaría que muchos Estados la suscribiesen por que sería aceptar que la comunidad internacional interviniera en sus asuntos políticos internos. Esta convención queda entonces con dos problemas serios: la limitación de los grupos que incluye, y una segunda mucho más grave desde lo jurídico, el crimen de genocidio queda como el único crimen que se define por quién es la víctima y no por la práctica en sí. Además, con respecto a los argumentos acerca de la exclusión de los grupos políticos; ¿por qué un sistema de creencias como el político es menos permanente que otro sistema de creencias como el religioso, que es incluido en la convención? En el fondo, esta convención mantiene una idea ordenadora, no explícita pero que permite la consecución de los crímenes políticos absolutamente legitimados en la modernidad desde sus orígenes. Esta idea supone que lo horrendo del crimen, más allá de las muertes masivas, está en matar a un grupo por ser algo: algo que tiene que ver con el origen, con lo inmodificable (raza, nación, religión).
El genocidio responde a un sistema de creencias en lx perpetradorxs para quienes es prioritario o necesario eliminar a otro grupo en tanto exhibe una constitución de origen inmodificable, ya por pertenencia racial, sexual, de género, intelectual… ideológica… cultural… La crueldad de lxs genocidas ve diferencias insalvables en el “otro” y solo puede solucionar el problema borrando su existencia.
El descontento general con algunas sentencias judiciales, sobre todo en aquellos casos donde se investigan Delitos de Lesa Humanidad, se debe a que dichos fallos no cubren las expectativas y sin mencionar las expectativas sociales nos remitimos a las expectativas de proporcionalidad entre el daño causado y la “condena” impuesta. El dilema radica en ponerle al sistema de Normas el nomen de un ideal moral: “la Justicia”, y a su estudio también por nombre una palabra que nos remite a ideales éticos y morales “El Derecho”… Uno podría pensar que no es coincidencia y que detrás de todo este aparato -que fue utilizado por el Estado- algo o algunxs se esconden…- El nomen general que se le atribuye al sistema regulativo me lleva a preguntarme, siguiendo las acotaciones de Nietzsche respecto de poner en dudas el valor mismo de los valores- ¿por qué llamarle Justicia si es un Poder de Gobierno? ¿por qué llamarle Derecho si puedo llamarle régimen normativo?, ¿quiénes quedan amparados por este manto semántico impoluto, ex ante, irreprochable e insusceptible de toda sospecha moral?
En tal sentido la necesidad de reparación siempre nos conducirá a la finalidad de la pena. Pero a diferencia de la finalidad que pudiera encontrar en un Estado del Terror, la pena nunca podrá tener en un Estado Constitucional una finalidad pedagógica, (Vives Antón) porque si antes se tendía a la eficacia y eficiencia del sistema para reprimir en nombre de la Seguridad Nacional y del Orden Público, hoy justamente se tiende a la maximización de las libertades individuales… o al menos se tendía en tiempos de democracia y de espíritu republicano, no en este presente horroroso que atravesamos en donde hemos retomado las relaciones “anales” con el imperium estadounidense. Pero retomemos el hilo, decía…
Creo que ponerle un fin al “silencio obligado”, ya sea porque una causa se investiga judicialmente, sea porque hay legítimo “escrache social” es un modo de drenar parcialmente el Daño y el padecimiento de la re-victimización que los discursos sociales dominantes imprimían sobre la voz solitaria y aislada, sobre la subjetividad machacada de la persona torturada e invisibilizada.
Si el poder reside en el pueblo, todavía nos queda esa fuerza no regulada y espontánea que se materializa en el escrache, entonces a los traidores a la Patria: escrache público!, a estos neo-genocidas -que no gastarán ni una bala en nosotrxs pero que conducirán a las personas a suicidos masivos como los que se dan en Grecia, en España… etc.- escrache público!, que no puedan comer en un restaurante!, que no compren donde compramos!, que no usen los servicios que utilizamos!, que no transiten donde transitamos!, que no puedan sentir nunca más que caminan entre mansos corderos: no lo somos! que sean ellxs esta vez los que tengan que caminar mirando una y otra vez para atrás!, que no puedan respirar nuestro aire!, ni disfrutar nuestras plazas! Nosotros tenemos ese recurso, podemos hacerles sentir que somos una fuerza no controlable porque nosotros Somos el Pueblo.
Por L.P.S. (PRENSA RCA La Plata)
Publicado en historia, Inicio, Noticias | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario